El cultivo en Air-Pot®

El reto de un viverista no es producir árboles, sino desarrollar ejemplares saludables y de buena calidad, capaces de afrontar con garantías los futuros desafíos del entorno urbano en el que se ubicarán. Además de riegos, abonos y podas, este objetivo requiere atender la parte más oculta del árbol: sus raíces. El sistema de contenedor Air-Pot® es un gran aliado para conseguirlo.

Las raíces de un árbol son, tanto en sentido literal como figurado, el sostén imprescindible del mismo. Constituyen su anclaje al sustrato y, también, el órgano a través del que se captan el agua y nutrientes necesarios para el crecimiento y supervivencia de la planta. Un sistema radicular poco desarrollado, deformado o enfermo afecta la vitalidad del ejemplar y puede comprometer seriamente su propia estabilidad y supervivencia. La carencia de nutrientes esenciales o un vigor reducido favorecen, a su vez, una mayor fragilidad o sensibilidad frente a agresiones ambientales externas: desde plagas o contaminantes atmosféricos a episodios climáticos adversos.

Asumiendo estas premisas, se hace evidente la importancia de obtener ejemplares con un sistema radicular bien desarrollado y equilibrado. La cuestión clave es cómo conseguirlo. Los profesionales del sector saben desde hace mucho tiempo que el cultivo de árboles en contenedor genera problemas en este sentido. Por tendencia natural las raíces tienden a profundizar en el sustrato y cuando encuentran un obstáculo, en este caso los límites del contenedor o maceta, no cejan en su crecimiento sino que buscan un camino alternativo. Ello provoca el fenómeno conocido como espiralización, que altera el patrón de desarrollo del sistema radicular, deformándolo, y puede provocar la estrangulación de las raíces.

Este fenómeno, aún más frecuente en el caso de ejemplares de gran porte, no impide en principio que el árbol siga vivo, pero su futuro está comprometido; y si se trasplanta a un entorno urbano en estas condiciones su potencial de desarrollo y prestaciones se verán muy mermados. Para evitar estas situaciones indeseables existe una solución eficiente y práctica: el cultivo en Air-Pot®, un contenedor basado en un material plástico perforado con conos tridimensionales, adaptable a cualquier medida o capacidad. La virtud del sistema es que permite un desarrollo equilibrado de las raíces (y del propio árbol) dado que, cuando alcanzan los límites del contenedor, entran en contacto con el aire exterior y detienen su crecimiento, evitando así la espiralización y favoreciendo una masa de raíces densa y proporcionada.

De nada sirve promover la utilización de especies de arbolado de altas prestaciones y funcionalidades urbanas si los ejemplares plantados en el alcorque están debilitados, crecen poco, o sucumben a la menor acometida de su nuevo hábitat. De ahí la necesidad de velar por la obtención de ejemplares de gran calidad, con un sistema radicular bien desarrollado y fácilmente trasplantables. De ahí que Belloch Forestal utilice el sistema Air-Pot® para la producción del selecto repertorio de especies establecido en el Canon de Belloch.

¿Quieres conocer más detalles sobre el sistema Air-Pot®? Accede aquí a la página del fabricante.